¿En qué se diferencia un vino varietal de uno monovarietal?

Entre los amantes del vino es habitual oír hablar de vinos varietales y de vinos monovarietales. Esta terminología hace referencia a la variedad de uva con la que está elaborado un vino y a la proporción de la misma. Así que es importante que distingamos ambos términos porque, aunque un vino monovarietal es siempre varietal, un varietal no siempre tiene que ser monovarietal. Te contamos por qué.

Vino varietal

Un vino varietal es aquel que está elaborado al menos con el 80% de una misma variedad de uva. De este modo, estamos ante vinos con coupages de al menos dos variedades diferentes y cuyo número dependerá del tipo de vino que el elaborador esté buscando.

Es el caso de nuestro ENATE Varietales, un tinto elaborado a base de Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo. En definitiva, el resultado de la fusión de las variedades más selectas que se cultivan en nuestros viñedos, y que hacen de él un vino con gran carácter polifacético. En nariz se combinan magistralmente las notas florales del Merlot, las de los frutillos rojos del Tempranillo, las especiadas y balsámicas del Cabernet, y las minerales y de fruta negra del Syrah, que da como resultado un vino elegante y lleno de matices.

Vino monovarietal

Para hablar de vinos monovarietales tenemos que estar ante vinos elaborados al 100% con una variedad de uva. Por eso, decimos que un vino monovarietal es también varietal. Se trata de vinos con elaboraciones complejas que buscan expresar lo mejor del terruño y de la propia variedad.

Vinos monovarietales de ENATE

Vinos monovarietales de ENATE

Un ejemplo de vino monovarietal que muestra muy bien ese carácter es ENATE Cabernet-Cabernet, elaborado a través de una fusión de los mejores Cabernets de nuestras viñas. Su toque serio y atlántico se combina con su carácter más mediterráneo, goloso y adulador para corroborar que el Somontano da cobijo a Cabernets grandes y elegantes.

Otro caso es el de ENATE Merlot-Merlot, un vino que derrocha exhuberancia y que va directo a los sentidos. La contundencia del nombre también va en consonancia con el poderío que enseña en su paso por boca. Sin duda, el vino que nos hizo conseguir la mayoría de edad como elaboradores de tintos.

Si seguimos hablando de tintos, otra muestra es la de ENATE Syrah-Shiraz, que encierra en la botella el terruño más auténtico de ENATE. Un vino de paladar voluptuoso, con nobles y aterciopelados taninos y muy persistente.

Y si hablamos de blancos, ENATE Chardonnay fermentado en barrica es uno de esos monovarietales que no deja a nadie indiferente. Un verdadero estandarte de la bodega que siempre sube al podio de los grandes vinos españoles y en el que se funden el carácter varietal (avellana o pan tostado), con notas de fruta tropical (piña y pomelo) y con los toques ahumados aportados por la crianza en barrica.

¿Conoces el resto de las referencias varietales y monovarietales de ENATE? ¡Descúbrelas aquí!

Quieres conocer las últimas novedades de Bodega ENATE?
Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos información sobre nuestras actividades en bodega y nuestros vinos.
Enviar
close-link