Las labores del viñedo en primavera

No es la primera vez que os hablamos de cuánto nos gusta el viñedo en primavera. Y es que las suaves temperaturas y un mayor número de horas de exposición solar provocan el resurgir de las cepas en el Somontano, para dar comienzo a un nuevo ciclo vegetativo. Nueva vida, nuevos colores y nuevos aromas envuelven el viñedo estos días previos al verano. Una época en la que las labores de viticultura se intensifican para preparar el viñedo, que en los próximos meses empezará a dar su fruto.

Durante la primavera, las labores de prevención son cruciales

Ya avanzado el mes de mayo, cuando las hojas de las cepas han aumentado su tamaño y comienza la floración, dejamos atrás labores como la poda en verde, dirigida a controlar el rendimiento del viñedo, para avanzar en las labores de prevención y dar un paso más en el manejo de la vegetación, recogiendo los pámpanos en los emparrados, sujetando las cepas para poder hacer frente a las tormentas y a los rigores del inminente verano. Y es que, abril y mayo siguen siendo meses de intensas lluvias en el Somontano. Lluvias que ejercen un doble efecto sobre el viñedo.

Porque, aunque estas lluvias resultan muy positivas para el riego de las nuevas plantaciones que se han realizado durante el mes de marzo, resulta de vital importancia extremar la precaución en la aparición de enfermedades relacionadas con un exceso de humedad, como es el caso del mildiu. Así, las labores preventivas son cruciales para garantizar la sanidad de la cepa y de los racimos. En ENATE somos conscientes de ello, de modo que, en el marco de una viticultura sostenible, realizamos durante estos meses trabajos de mantenimiento del suelo vitícola, como puede ser la eliminación de las malas hierbas que aparecen en el viñedo y que tratan de competir con nuestras cepas por los recursos de agua y minerales. Además, es tiempo de siega y picado de las cubiertas vegetales, que utilizamos en viñedos en pendiente, para evitar la erosión y favorecer la dinámica del suelo.

Además, conforme avanza el mes de mayo y se inicia la floración, se refuerzan estas labores de prevención, encaminadas a proteger a estas pequeñas flores, de apenas 2 o 3 milímetros, de plagas de insectos o de posibles enfermedades provocadas por los hongos. Unas flores que, aunque tienden a pasar desapercibidas, cuidamos con mimo, ya que deberán ser polinizadas por el viento y los insectos, para solo dos o tres semanas después, comenzar el cuajado del fruto.

Así, los meses de primavera son de intenso trabajo en el viñedo y de amplio disfrute para los sentidos. Y es que pasear entre los viñedos del Somontano, rodeados de olivos, almendros y campos cubiertos de amapolas es toda una delicia. Pronto, muy pronto, nos encantará acompañaros a pasear por nuestros viñedos, disfrutando de nuestros vinos en pleno paraje natural del Somontano.

Quieres conocer las últimas novedades de Bodega ENATE?
Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos información sobre nuestras actividades en bodega y nuestros vinos.
Enviar
close-link