El Blog de Enate

Un espacio creado para los amantes del vino y el arte.

¿En qué consiste la poda de invierno?

Una de las tareas típicas en el viñedo en invierno es la poda. Una práctica que se realiza una vez que la planta ha abandonado sus hojas y ha dado comienzo el letargo invernal, y que consiste en la eliminación de partes vivas de la planta, como pueden ser los sarmientos, los brazos, algunas partes del tronco o partes herbáceas, entre otros. Pero ¿con qué objetivo se realiza la poda de invierno? Te contamos en qué consiste y por qué se realiza.

Cómo se comporta la planta si no se realiza la poda de invierno

Hay que tener en cuenta que la vid es una planta que se caracteriza por ser una liana con aspecto de arbusto sarmentoso y trepador, y con tendencia al crecimiento continuo. En su medio natural y en condiciones de libre crecimiento, adquiere un excesivo desarrollo vegetativo. Cuando esto sucede, la planta adquiere dimensiones y formatos grandes, desordenados y enmarañados. Así, los pámpanos acaban por ser abundantes, pero de poco vigor individual. Asimismo, la expresión vegetativa no guarda relación con su producción en frutos, la cual se torna “vecera”, esto es, que en un año da mucho fruto y poco o ninguno en otro. Además, los racimos son abundantes y de tamaño reducido, con bayas pequeñas de maduración deficiente, retrasada y de baja calidad. De este modo, la poda de invierno se considera una práctica fundamental para la vid y la calidad de sus uvas.

Y es que con la poda de invierno conseguimos un balance entre el vigor de la vid y su producción, regulando así a la planta tanto en cantidad como en calidad. Además, conseguimos controlar la formación y estructura de la planta acorde al espacio, el sistema de conducción o la cantidad de yemas, en función de su capacidad, logrando una mayor operatividad y eficiencia en su cultivo. También nos permite seleccionar las yemas fértiles y limitar su número para conseguir el equilibrio necesario entre la producción de frutos y de la madera, así como regular los brotes y, por tanto, el número y tamaño de los racimos.

La poda en ENATE: método SIMONIT & SIRCH

Con el ánimo de realizar una poda lo más respetuosa posible que garantice el bienestar de la planta, en ENATE utilizamos una nueva metodología de poda llamada el método SIMONIT & SIRCH. Alguna de las ventajas que nos aporta este tipo de poda es que permite a la planta tener una larga longevidad, así como evitar la realización de cortes excesivos, consiguiendo así que haya menos heridas por las que puedan penetrar enfermedades de la madera, y mantener en todo momento los flujos de savia intactos.

Así, el método SIMONIT & SIRCH se basa en 4 principios simples pero importantes, que se pueden adaptar a cualquier variedad, clima y tipo de formación: permitir que la planta se ramifique con la edad, que ocupe espacio con el tronco y las ramas; garantizar la continuidad del flujo linfático; hacer pequeños cortes en madera joven, no muy invasivos; y utilizar, cuando sea necesario, la técnica del “respeto a la madera” para eliminar la deshidratación del flujo principal de savia.

Boletín de noticias

Recibirás noticias, novedades, planes y mucho más…

INFORMACIÓN SOBRE EL REGLAMENTO GENERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS

Viñedos y Crianzas del Alto Aragon S.A., siendo la Finalidad: envío de publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en enate@enate.es. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Tu carrito está vacío.

Volver a la tienda