El verano en el viñedo

Son meses intensos los de verano. Y no solo por el fuerte calor, sino porque marcan la cuenta atrás hacia la vendimia. Todo un año cuidando con mimo y esmero el viñedo. Pero también son meses de deleite para los sentidos. Y es que, precisamente con la intensidad del sol y los días más largos, las cepas comienzan a madurar, los verdes de las hojas se vuelven más intensos y el viñedo va adquiriendo nuevas formas y colores, anunciando que está completando su ciclo vital.

En verano, continúan las labores en el viñedo

Es el momento en el que las flores comienzan a dar su fruto. Al inicio del verano más verdes y brillantes, por la concentración de clorofila, para poco a poco incrementar su grosor, muestra de que la uva está creciendo. Durante estos meses, son necesarios riegos de apoyo, que nos permitirán asegurar la calidad de la uva sin incrementar la cantidad. Además, en ENATE realizamos despuntes, una labor que consiste en recortar los sarmientos de la cepa, y con la que controlamos su crecimiento y facilitamos los tratamientos fitosanitarios, que se siguen realizando durante el verano.

La maduración de la uva en verano

Envero de Tempranillo.

Así, estos días, el viñedo va adquiriendo sus formas y calidades óptimas para el momento de la vendimia. Mientras, el aumento del tamaño de los granos de uva va dando lugar al cerramiento del racimo. Será a mediados de julio cuando tenga lugar en nuestro viñedo el envero, o cambio de color de la uva, que nos avisa de que está empezando a madurar. Durante este proceso, el fruto va aumentando sus niveles de agua y azúcar, reduciendo su acidez y adquiriendo una piel cada vez más fina. Un cambio de color que se debe a una serie de compuestos polifenólicos, que también encontramos en las pepitas y los raspones. ¿Sabías que son estos polifenoles los responsables de la astringencia, del color y de la estructura posterior de los vinos?

 

Conforme avance el verano, la uva seguirá creciendo, aumentando su volumen y empezará a acumular agua, sustancias nutritivas y azúcares. Será durante la primera mitad de agosto cuando en ENATE comencemos con los controles de madurez. Y es que la maduración de la uva se convierte en uno de los principales factores de calidad de la vinificación. Por ejemplo, durante este periodo se conforman los aromas de la uva que después encontraremos en el vino.

Es después de analizar el estado de maduración de la uva cuando se decide el inicio de la vendimia. Tradicionalmente, en ENATE se ha comenzado sobre el 20 de agosto. Si bien hasta ahora la evolución del viñedo nos indica que la vendimia se realizará en fechas habituales respecto a otras campañas, habrá que estar atentos a la evolución de las temperaturas en julio y agosto, ya que podrán ser determinantes e incluso podrán adelantar o atrasar su inicio unos días.

¿Quieres descubrir estos y otros muchos secretos del cultivo de nuestra uva? Estaremos encantados de mostrártelos con una visita muy especial a nuestros viñedos.

Quieres conocer las últimas novedades de Bodega ENATE?
Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos información sobre nuestras actividades en bodega y nuestros vinos.
Enviar
close-link