El Blog de Enate

Un espacio creado para los amantes del vino y el arte.

tapón de corcho en el vino

El tapón de corcho en el vino, una alianza inseparable

Son muchos los factores que inciden en la calidad final de un vino y que hacen posible que su esencia e identidad se disfruten en cada copa. La calidad de la uva y el propio proceso de elaboración son, sin duda, imprescindibles, pero también lo son otros elementos utilizados durante el proceso de vinificación como la barrica, la botella o el tapón. Hoy, nos adentramos en este último: el tapón y, más concretamente, en el tapón de corcho, el que utilizamos en ENATE, fundamental para la preservación del vino.

Y es que el tapón de corcho se concibe como un elemento esencial en la maduración del vino en botella, preservándolo de la oxidación, creando un ambiente reductor y dando lugar a los aromas terciarios, es decir, aquellos que se adquieren en el proceso de crianza en barrica y la maduración en la botella, que le aportan una gran complejidad, hasta elevarlo a la condición de bebida magistral.

Un poco de historia sobre el tapón de corcho

Existen documentos sobre el uso del corcho como sistema de sellado para la conservación del vino desde el Imperio Romano. Los romanos, grandes conocedores del vino y de todos los secretos que guardaba esta bebida, para ellos afrodisíaca y embriagadora, utilizaban un trozo de corteza de alcornoque envuelto en brea o resina para tapar las ánforas en las que lo almacenaban. No fue hasta más tarde, en el siglo XVII, cuando surgen los primeros tapones de corcho, similares a como los conocemos hoy, de la mano del inventor del champagne, Pierre Pérignon, quien aseguraba que un cierre hermético permitía conservar el gas carbónico. Así, a finales de este siglo, descubriría las buenas bondades de este elemento y sus excelentes propiedades, aunque habría que esperar un siglo más, ya en el XVIII, hasta que se extendió por el resto del mundo. 

¿Cómo se produce el corcho? Del alcornoque a la botella

El corcho es un tejido vegetal que recubre los troncos de la variedad del alcornoque Quercus suber. Cada año crece una nueva peridermis, revestimiento del cuerpo vegetativo secundario de la planta, que sustituye en su función a la epidermis, formando así la corteza que se extrae para la producción del corcho. ¿Sabías que el corcho se puede extraer por primera vez solo cuando el árbol alcanza una edad mínima de treinta años? Aunque no será hasta que supere los cuarenta cuando se logren obtener las propiedades necesarias para la producción de tapones de calidad, el llamado corcho ‘de reproducción’. A partir de aquí, el alcornoque proporcionará cada decenio corcho de buena calidad.

 

corcho natural de alcornoque

 

El descorche o ‘saca del corcho’ se realiza en los meses de mayo a agosto y se lleva a cabo en seis fases por los corcheros o peladores, quienes extraen la corteza del alcornoque de forma manual, cortando con un hacha para crear lo que se denomina planchas de corcho. Una vez extraídas, estas se deben secar al sol y, una vez secas, se hierven para después dejarlas curar durante un periodo mínimo de un año. Pasado este tiempo, las planchas se clasifican en función de su calidad, determinada por el grosor y la porosidad, para luego ser cortadas y perforadas dependiendo del tamaño elegido.

 

persona manipulando plancha de corcho natural
 

¿Todos los corchos son iguales?

No, todos los corchos no son iguales. De hecho, tanto su tamaño como su composición no es una elección arbitraria y de ello dependerá el resultado final. En ENATE conocemos los beneficios que aporta y, por ello, utilizamos para cada uno de nuestros vinos el tipo de tapón que mejor se adapta a sus necesidades. Así, diferenciamos entre dos tipos de corcho atendiendo a sus cualidades. Para los vinos más jóvenes, frescos y frutales, utilizamos un corcho técnico, también denominado 1+1 por su gran capacidad de aislamiento, sus características organolépticas y resistencia a los cambios de temperatura (los que sufre, por ejemplo, cuando enfriamos el vino). Su cuerpo está compuesto de aglomerado de corcho y sus extremos cierran con dos discos de corcho natural. Por su parte, para la gama de vinos criados en nuestra sala de barricas utilizamos diferentes tipos de corcho natural, el más respetado por su gran calidad, basándonos en aspectos como su densidad, longitud, porosidad y apariencia.

En ENATE sabemos lo importante que es cuidar todos y cada uno de los detalles que intervienen en el proceso de elaboración de nuestros vinos y el corcho es, sin duda, una parte fundamental. Por eso, realizamos un exhaustivo control de calidad que comienza por examinar las planchas de las que se extraerán los corchos. Estos corchos vuelven a ser estudiados por nuestro equipo técnico mediante un protocolo muy estricto, analizando todos los parámetros que puedan afectar a su calidad: dimensión, peso y densidad, aspecto visual y apariencia, tratamiento de revestimiento utilizado para su protección, nivel de humedad o la ausencia de defectos organolépticos como el TCA o tricloroanisol (el enemigo número uno del corcho producido por un hongo que puede otorgarle un desagradable olor a humedad). Para combatir este letal enemigo, en ENATE utilizamos un cromatógrafo de gases, de los pocos ejemplares que se encuentran en España, capaz de detectar su presencia a niveles mínimos e imperceptibles por la nariz humana y evitar que se reproduzca en nuestros vinos.

¿Por qué elegir un corcho natural?

En los últimos años resulta habitual encontrarnos en algunos vinos tapones de silicona, materiales sintéticos o rosca, especialmente en los vinos más jóvenes. Este sistema es apto para vinos de rápido consumo y que no se espera que evolucionen en la botella, puesto que, aunque asegura un cierre hermético y evita que entre oxígeno en el interior, provoca una oxidación más rápida y hace que sus características aromáticas se extingan con el paso del tiempo.

Por el contrario, el corcho natural, debido a su composición, prácticamente inalterable, permite la entrada de pequeñas dosis de oxígeno (microoxigenación) dentro de la botella. Además, tiene una gran elasticidad, adherencia e impermeabilidad y puede conservar sus propiedades en la botella más de treinta años, por lo que resulta el material idóneo para conservar aquellos vinos capaces de realizar una magnífica evolución en la botella y de ganar complejidad, aromas y matices que nos hagan disfrutar de ellos a todos los niveles. Además, es un producto completamente natural, renovable y biodegradable, por lo que su producción no es contaminante ni produce perjuicios en el ecosistema en el que se extrae.

Y aunque sobre gustos no hay nada escrito, lo cierto es que la gran mayoría de los consumidores esperan encontrar un tapón de corcho al abrir una. Forma parte del ritual, de nuestra historia y de nuestra cultura. ¿Quién no adora el fantástico sonido que se produce al sacar el corcho de una botella? Sean cuales sean tus preferencias, te esperamos en nuestra boutique de vinos online para que descorches tu vino ENATE preferido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Boletín de noticias

Recibirás noticias, novedades, planes y mucho más…

INFORMACIÓN SOBRE EL REGLAMENTO GENERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS

Viñedos y Crianzas del Alto Aragon S.A., siendo la Finalidad: envío de publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en enate@enate.es. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Tu carrito está vacío.

Volver a la tienda