El Blog de Enate

Un espacio creado para los amantes del vino y el arte.

temperatura ideal para tomar un vino

¿Cuál es la temperatura ideal para tomar un vino?

Tomarse un vino a su temperatura adecuada es clave para poder disfrutar al máximo de todas sus propiedades y características, ya que el calor y el frío, por exceso o por defecto, puede afectar a sus cualidades organolépticas. Así que toma nota sobre cuál debe ser la temperatura ideal para tomar un vino en función de su tipología y la época del año.

Y es que la temperatura óptima de consumo de cada vino dependerá del tipo de este mismo, ya que varío mucho si estamos hablando de blancos, tintos, vinos con crianza o vinos jóvenes… De forma resumida, la temperatura ideal para tomar un vino en función del tipo de vino son:

  • Vino blanco: 6 º a 8 ºC.
  • Vino rosado: 6 º a 8 ºC.
  • Vino tinto joven o con poca barrica: 10 º a 14 ºC.
  • Vino tinto con crianza: 12 º a 16 ºC.
  • Vino tinto con reserva: 16 º a 18 ºC.

Pero además de tener en cuenta la temperatura ideal de cada vino, hay que valorar otros factores como la época del año o el lugar en el que se va a consumir. Todos hemos escuchado en diferentes ocasiones eso de que “el vino hay que tomarlo a temperatura ambiente”, pero todo dependerá de la época en el que estemos, ya que a veces la temperatura ambiente es muy alta o muy baja. Seguramente, esta se expresión se utilizaba cuando los vinos se conservaban en bodegas subterráneas, donde la temperatura es más constante, independientemente del momento del año.

En este sentido, importa el cuándo y el dónde. Por ejemplo, imagina una terraza en la costa y en verano, con una temperatura ambiente elevada. En este caso no nos debe importar servir el vino un poco más frío de la temperatura recomendada ya que, tras ser servido en la copa, la temperatura del vino comenzará a subir paulatinamente debido al calor ambiental. Sucede lo mismo cuando hace frío. Aquí, al contrario, buscamos calor y hogar, y la temperatura, por frío o por calor, puede afectar rápidamente a la del vino que vayamos a consumir en ese momento. De este modo, es importante tener en cuenta que:

  • Cuando un vino blanco se toma demasiado caliente, se potencia la percepción de la acidez en la boca.
  • Cuando un vino blanco o tinto se toma demasiado caliente, se potencia la percepción del alcohol.
  • Cuando un vino blanco o tinto está demasiado frío, nos perderemos muchos de sus aromas.
  • Cuando un vino tinto está demasiado frío, se potencia la percepción de los taninos del vino, es decir, la sensación secante en la boca.

De este modo, cuando bebemos un vino blanco o un vino tinto, tendremos que tener en cuenta tanto la temperatura exterior como la de los propios vinos, así como su crianza, ya que si no la adecuamos a las temperaturas ideales nos estaremos perdiendo buena parte de la calidad de ese vino, pudiendo ver alteradas algunas de sus propiedades. Así que prestar atención a la temperatura nos dará la oportunidad de disfrutarlo en plenitud. Y si quieres seguir aprendiendo sobre el mundo del vino, te esperamos en nuestras visitas a bodega de lunes a sábado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Boletín de noticias

Recibirás noticias, novedades, planes y mucho más…

INFORMACIÓN SOBRE EL REGLAMENTO GENERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS

Viñedos y Crianzas del Alto Aragon S.A., siendo la Finalidad: envío de publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en enate@enate.es. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Tu carrito está vacío.

Volver a la tienda