Tras las pinceladas del río Vero

Barbastro es el inicio. La vieja capital del Vero. Hasta Boltaña les separan 62 kilómetros. 62 kilómetros de verdes paisajes salpicados de vides, cañones y foces a los pies del Pirineo, donde el arraigo medieval se deja entremezclar con la alta gastronomía y los deportes de aventura. Todo parece construido en esa tierra a la medida del hombre, bien para dejarse invadir por la amable ondulación de sus viñedos, bien para enfrentarse a sus profundas gargantas practicando barranquismo. Una cita imprescindible para los amantes de la naturaleza, la historia, la gastronomía y el enoturismo en toda su extensión.

El río Vero dibuja un trazado de inigualable belleza a su paso para descubrir un enoturismo entre paisajes únicos

A medio camino entre el llano y la montaña, Barbastro se erige como capital del Somontano. Su posición estratégica hace que siga conservando su antigua vocación comercial. Allí nacieron los dramaturgos Argensola y es, también, cuna de Escrivá de Balaguer, cuyos recuerdos impregnan la ciudad. Con claros vestigios medievales en su casco antiguo, este piedemonte ha impreso en sus gentes el carácter de lo irrepetible y hospitalario. En su entorno, la Denominación de Origen Somontano se erige como una de las más punteras del viñedo español, donde se ubica Bodega Enate: vino, arte y enoturismo.

El Prepirineo y Pirineo oscense ofrece al viajero multitud de opciones a su camino

Desde allí, siguiendo la ribera del Vero, llegamos a Alquézar. Enclavado entre el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, es reconocido como uno de los Pueblos más Bonitos de España. Sus callejuelas medievales y su impresionante castillo-colegiata entre los cañones del Vero hacen de esta villa un lugar de inusitada belleza. Un paisaje único de profundos barrancos, refugio de una variada fauna y flora, esculpidos por la acción paciente del agua durante siglos, que hoy siguen albergando un buen número de pinturas rupestres.

Colegiata de Santa María la Mayor de Alquézar

Muy cerca encontramos Radiquero, famoso por sus quesos, o Colungo, cuna de los tradicionales licores de café y de té y sus aguardientes. En el recorrido del río Vero, Castillazuelo, Lecina, Almazorre, Huerta de Vero o Guaso trasladan al viajero al medievo a través de viejos y remotos senderos, donde le acompaña la naturaleza más salvaje. Al final, se asoma Boltaña, albergando la cabecera del río Vero, herencia histórica de un gran patrimonio cultural. Con las montañas pirenaicas como telón de fondo, su cercanía al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara y al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, convierten a esta localidad en la elección preferida de quienes buscan practicar senderismo, barranquismo y sumergirse en la naturaleza.

Naturaleza y vida. Historia y cultura. Gastronomía y enología. Un trazado de inigualable belleza que el río Vero dibuja a su paso por el territorio.

Quieres conocer las últimas novedades de Bodega ENATE?
Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos información sobre nuestras actividades en bodega y nuestros vinos.
Enviar
close-link