Arte, vino y solidaridad: palabras de Javier Carrera para el Vino Amigo de Atades Huesca y ENATE

El pasado 19 de octubre tuvimos el placer de presentar la nueva edición del Vino Amigo, el vino solidario, cien por cien tempranillo, que desde ENATE elaboramos para colaborar con Atades Huesca. En esta ocasión, las botellas del Vino Amigo lucirán una obra de Alberto Carrera Blecua, artista oscense de prestigio internacional, fallecido recientemente. Cedida por sus hijos y titulada ‘Cielo azul y rojo’, esta obra continúa la entrañable historia de amistad y colaboración iniciada hace tiempo entre las entidades oscenses y el artista.

 

Con gran emotividad lo expresaba durante el acto de presentación Javier Carrera, uno de sus hijos:

“En estas ocasiones especiales a él, lo que de verdad le gustaba, era poder volcarse y dedicarse a trabajar a fondo en una obra especial para la ocasión”

En primer lugar, muchas gracias a Atades y a ENATE por hacer posible que estemos hoy todos aquí. En un principio nos costó escoger una obra para la etiqueta del Vino Amigo, puesto que todavía teníamos muy reciente la pérdida de nuestro padre y porque en estas ocasiones especiales a él, lo que de verdad le gustaba, era poder volcarse y dedicarse a trabajar a fondo en una obra especial para la ocasión. Sin embargo, tanto mi hermana como yo sabíamos de las anteriores experiencias de nuestro padre con Atades, de las que destacaba la cercanía y la sinceridad de todos los implicados, además, la colaboración también implica a ENATE, para quienes siempre tenía buenas palabras y todavía mejores experiencias. Por tanto, aún a pesar de la afectación no dudamos en ningún momento en participar.

“La alegoría al “Cielo azul y rojo” (título de la obra), combina a la perfección esa relación tan importante y codependiente que se establece entre tierra y cielo, y que interviene de manera directa en el proceso de elaboración del vino”

Para la preselección de la obra a escoger, teníamos claro que queríamos una obra que evidenciara desde el primer momento que era una creación de Carrera Blecua. Tanto la figura como la tonalidad del azul, muy utilizada en sus lienzos, ayudaban a esa primerísima impresión. La alegoría al “Cielo azul y rojo” (título de la obra), combina a la perfección esa relación tan importante y codependiente que se establece entre tierra y cielo, y que interviene de manera directa en el proceso de elaboración del vino. No es necesario explicar nada más de la obra puesto que nuestro padre siempre tuvo claro que quería que cada uno se arriesgara a pensarla por sí mismo.

Una de las cosas que él apreciaba de manera especial era el trabajo sincero y honesto. Tanto Atades como ENATE cuidan mucho el trabajo que llevan a cabo. El día en que mi hermana y yo conocimos a los miembros de Atades y ENATE durante la vendimia en las propias bodegas de Barbastro, sentimos rápidamente esa cercanía y sinceridad de la que hablaba nuestro padre. Fue una jornada muy bonita que a él seguro le habría encantado.

Si algo parece estar claro en la sociedad, es que necesitamos cuidarnos más y mejor”

En demasiadas ocasiones se habla del hombre (en masculino genérico) como un ser independiente y autosuficiente, y esto es una gran falacia. El ser humano nunca es autosuficiente, no sólo por la infancia o la vejez, momentos en los que es más evidente la dependencia, sino a lo largo de toda la vida dependemos de nuestro padre, de nuestros hijos, amigos, familias, organismos, instituciones… Independientemente de nuestras capacidades y funcionalidades, que nunca son iguales para dos personas, siempre somos dependientes independientemente de nuestras condiciones. Por ello, solamente podemos estar agradecidos a asociaciones como Atades, que hacen de su principal objetivo el acompañamiento y el cuidado, ese cuidado que tanto necesitamos como individuos y como sociedad y que nos acercan más a aquello de “ser humano” en el mejor sentido de la palabra. Si algo parece estar claro en la sociedad, es que necesitamos cuidarnos más y mejor.

Gracias también a ENATE por ir más allá de las meras acciones de cualquier empresa y apostar por el desarrollo social y comunitario. Aunar lo social con lo artístico es un acierto y es de agradecer, pero lo es todavía más el cómo llevan a cabo esta labor, con esa cercanía y sinceridad.

Muchas gracias, de verdad, por todo lo que hacéis cada día, y gracias sobre todo por contar con nuestro padre como amigo y mantener vivo su legado con esta preciosa iniciativa. Siempre estaremos abiertos a seguir colaborando con todos vosotros. Gracias.

El acto contó con la intervención de Bodega Enate; Berta y Javier Carrera, hijos del artista; Lorenzo Torrente, presidente de Atades Huesca; Miguel Ángel López, gerente; y varios de los usuarios de los centros de Barbastro, Monzón y Fraga, que participaron en la última vendimia. Fotografía de Álvaro Calvo.

 

Quieres conocer las últimas novedades de Bodega ENATE?
Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos información sobre nuestras actividades en bodega y nuestros vinos.
Enviar
close-link